Lupe Serrano, la improvisación y la elegancia

Maricela González Cruz Manjarrez

CEBM10

En 1953, de manera espontánea, Enrique Bordes Mangel decidió tomar una serie de fotografías a su amiga, la bailarina Lupe Serrano, en la azotea del edificio donde estaba su estudio de Ballet; ese día el fotógrafo agotó las 12 tomas del rollo de 6×6 cm, colocado en la Rollei Flex, moviéndose a la par de la bailarina, que improvisó una rutina con desplazamientos y formas plásticas en una danza que exigía destreza y atención por parte del fotógrafo.

La capacidad de Bordes Mangel como fotoperiodista se remontaba a los inicios de los años cuarenta; su agilidad para captar escenas y situaciones condensadas en un instante, anticipando o atrapando los momentos más significativos de manifestaciones sociales, de la represión, o de sucesos de la vida cotidiana, le permitió estar a la altura del momento y lograr espléndidas fotografías de Lupe Serrano, algunas de las cuales fueron publicadas en la revista Mañana en ese año de 1953.

Dentro de la serie destacan dos imágenes: en una, se aprecia al fondo la Torre Latinoamericana aún en construcción (ya que el edificio que albergaba al estudio de ballet estaba cerca de la avenida Hidalgo); la otra, es una impresión vintage en formato de 8×10”, que forma parte de la Colección Enrique Bordes Mangel del IIE, en ella la bailarina realiza un jeté; la desenvoltura y gracia del movimiento está en armonía con la suavidad de la luz que inunda su cuerpo y que adquiere gran sutileza en las manos. Por otra parte, al ser captada en el aire, la percepción de ligereza y la idea de que está flotando, se acentúa con la presencia del cielo y las nubes que funcionan como fondo de la escena.

Esta imagen condensa la dinámica lograda entre el fotógrafo y la bailarina; la ejecución de la danza, su plasticidad, su desarrollo en un espacio y en una temporalidad concretos, es reconstruida gracias a la fotografía, que igualmente da cuenta del juego entre la premeditación y la espontaneidad lograda por Lupe Serrano, la cual podríamos agregar que también es asumida por el fotógrafo.

Lupe Serrano nació en Chile en 1930, llegó a México en 1943, aquí participó en el Ballet Folklórico de México, en el Mexico City Ballet, entre otras compañías. Su importancia dentro de la danza clásica y contemporánea incluye una amplia trayectoria como bailarina y maestra en diversas ciudades de Estados Unidos, pero especialmente, destaca porque fue la Primera Bailarina del American Ballet Theater de 1953 a 1971, fue miembro de Les Ballets Russes de Monte Carlo (Nueva York), compartió escena con Rudolf Nureyev en el Australlian Ballet, en 1964. La carrera de Lupe Serrano inicia desde muy joven, por ejemplo, fue invitada en 1948 (a los 18 años de edad) a participar en el Ballet de Alicia Alonso. Colombia Moya considera que “Lupe Serrano se eleva al nivel de las grandes bailarinas del siglo XX, sólo opacado por su enorme modestia y gran timidez … su carrera transcurrió en éxito constante, interpretando … todas las obras de los grandes coreógrafos del pasado y de la época”.

El maestro Bordes Mangel comentó en una entrevista que unos meses después de que él tomó esta serie, Héctor García realizó algunas fotografías similares a las de Lupe Serrano con la bailarina Diana Bordes Mangel (su propia hermana), de manera informal, las imágenes tuvieron como marco la colonia Santa Julia y fueron tomadas cerca del Puente de San Cosme y de Río Consulado. Héctor García retomó esta idea de nuevo pero las fotografías que sacó esta vez, captaron a bailarina poco conocida y sí se publicaron (en Cine Mundial); sin embargo, el momento mágico y el nivel logrados por Bordes Mangel en las fotografías de 1953, no fueron superados.

Esta fotografía deLupe Serrano en un jeté, apareció junto a otras imágenes de Bordes Mangel en 1997 en Zurda y recientemente en Cuartoscuro, en los meses de febrero-marzo de 2008. En la colección Enrique Bordes Mangel del IIE hay fotografías que demuestran la versatilidad y el buen nivel alcanzado por este maestro de la lente, que ha recibido premios importantes como un reconocimiento a su trabajo, es el caso de el Premio Nacional de Fotoperiodismo Agustín Víctor Casasola (1958-1959), del Primer Premio Internacional, otorgado por la Agencia Novosti dentro de la Exposición Interpress Photo 66, de Moscú, del Premio Espejo de Luz, del Centro de la Imagen, en el año 2003, otorgado por la Bienal de Fotoperiodismo (en su quinta versión), y pronto tendrá otro merecido reconocimiento en la Fototeca Nacional de Pachuca, del INAH (el 23 de octubre de 2008), ya que recibirá una de las Medallas al Mérito Fotográfico (junto a Lázaro Blanco, Carlos Contreras y a la Fototeca Pedro Guerra), en el marco del Noveno Encuentro Nacional de Fototecas.

NOTAS:

Enrique Bordes Mangel (1922) siempre alternó su labor como fotoperiodista con trabajos relacionados con el registro de obras artísticas y sus fotografías de autor, las cuales manifiestan la sensibilidad estética y la amplia cultura visual del fotógrafo, que, al igual que Ignacio López Bocanegra (Nacho López, 1924-1986) y que Rodrigo Moya (1934), conocía bien el medio de la danza, ya que estos tres famosos fotoperiodistas tuvieron hermanas bailarinas: Diana Bordes Mangel, Rocío Sagaón y Colombia Moya, respectivamente.

Esta fotografía es propiedad del fotógrafo.

Adquirida por el Archivo Fotográfico Manuel Toussaint, del IIE, en dos partes: una en 1996 y la otra en 2002; conformada por 351 fotografías y diapositivas en blanco y negro y en color, de diversos formatos, su temática está relacionada con el arte mexicano, si bien contiene una serie de fotografías de autor. El periodo que abarca comprende los años de 1945 a 1970. En 2003 el IIE publicó un calendario en blanco y negro con imágenes de esta colección.

Otra fotografía, en un sentido completamente distinto por la carga social que implica, pero similar por la capacidad de atrapar “al vuelo” a un personaje, es la que tomó Bordes Mangel en 1960, en la que capta a un granadero que corre persiguiendo a un estudiante; la escena muestra al joven en el justo momento en que levanta ambos pies, en su desesperada huida. Bordes Mangel, con agudeza y sentido del humor, acostumbra titular a muchas de sus fotografías, en este caso la llama simplemente: El despegue.

Alberto Dallal, “Procesos espontáneos y procesos inducidos en el arte dancístico”, Revista de la Universidad de México, número 575, diciembre de 1998, páginas 18 a 27

Colombia Moya, “Andanzas. Lupe Serrano, imagen inolvidable”, La Jornada, domingo 24 de marzo de 2002. En este artículo Colombia Moya se lamenta de que es “imposible encontrar una foto de ella como la gran bailarina que fue”. Seguramente no conocía esta foto tomada por Bordes Mangel, en la imagen aunque el fotógrafo no capta a Lupe Serrano en escena, sí logra transmitir la calidad profesional y la elegancia característica de la bailarina.

Entrevista de Maricela González a Enrique Bordes Mangel el 3 de septiembre de 2008, en la ciudad de México.

Zurda, Revista de arte y sociedad, número 11, volumen III, año I, 1997, página 41B.

Rebeca Monroy Nasr, “Enrique Bordes Mangel, encuentro con lo inesperado”, Cuartoscuro, revista de fotógrafos, número 88, año XIV, febrero-marzo de 2008, página 12.

PDF24    Enviar artículo en formato PDF   

1 Comentario

  • Miiguel Rogers Dijo:

    Fantastico enuentro co imagenes de Lupe, a quien vi por última vez por allá por 1939, despidiéndome de quien fuera mi primer amor

DEJA UN COMENTARIO

Feed RSS de Comentarios   TrackBack URL

.